lunes, 20 de mayo de 2013

Dell confía en Windows 7 y critica duramente Windows 8


La multinacional norteamericana Dell, ha declarado que se siente decepcionada por Windows 8 el nuevo sistema operativo de Microsoft e incluso muchos de sus clientes prefieren su predesor Windows 7, optando por un downgrade. Pese a no estar satisfechos, en lo que consideran una adopción demasiado temprana de Windows 8, la multinacional con sede en Round Rock (Texas) seguirá por el momento vendiendo ordenadores equipados con el nuevo sistema operativo de los chicos de Redmond, el cual recordemos tendrá una actualización importante en breve.

Pese a que Microsoft define su nuevo sistema operativo, Windows 8, como un sistema más estable, mucho más seguro y veloz, muchos clientes corporativos de Dell están migrando actualmente a versiones más antiguas de la plataforma como el veterano XP y Windows 7.

Según ha declarado Brian T. Gladden, director financiero de Dell, en una reciente teleconferencias de ganancias, Windows 8 no ha sido un motor como habían previsto, para impulsar un crecimiento acelerado en las ventas y seguiremos viendo a su predecesor en el segmento comercial.

Recordemos que Windows 8 lleva en el mercado desde el 26 de Octubre del año pasado, recibiendo bastantes críticas de los fabricantes de hardware y de usuarios. Para paliar en gran medida estas críticas, Microsoft lanzará una gran actualización que en proyecto se denominó Blue y que se presentará en la conferencia Build a finales de Junio con el nombre de Windows 8.1. Esta actualización será totalmente gratis pudiéndose descargar a través de internet y puede traer de vuelta el añorado botón de inicio, entre otras muchas características entre las que destacan poder arrancar el sistema sin la interfaz Metro (Modern UI), soporte para un sistema de archivos con más estabilidad y fiabilidad denominado ReFS y el modo kiosco, esta última característica más destinada a entornos comerciales.